Todos Los Días, Todas Las Veces Que Quieras

Este programa consta de 8 sesiones, cada una de ellas dedicada a una parte del cuerpo: cuello, hombros, caderas, espalda/omóplatos, muñecas, pies, cuádriceps/isquiotibiales, caja torácica.


El objetivo es activar y calentar el cuerpo por grupos musculares y prepararlo para la práctica. El programa está pensado para antes de la práctica pero podría hacerse también durante la práctica e incluso de manera independiente. Dependiendo de la energía y del tiempo que tengas, puedes hacer todos los movimientos o posturas que se presentan de cada grupo muscular o sólo algunos de ellos.


¡Combínalos como quieras y crea tus propias rutinas!


Todos Los Días, Todas Las Veces Que Quieras

Week 1

¡Bienvenidos!

Este programa consta de 8 sesiones, cada una de ellas dedicada a una parte del cuerpo: cuello, hombros, caderas, espalda/omóplatos, muñecas, pies, cuádriceps/isquiotibiales, caja torácica.


El objetivo es activar y calentar el cuerpo por grupos musculares y prepararlo para la práctica. El programa está pensado para antes de la práctica pero podría hacerse también durante la práctica e incluso de manera independiente. Dependiendo de la energía y del tiempo que tengas, puedes hacer todos los movimientos o posturas que se presentan de cada grupo muscular o sólo algunos de ellos.


¡Combínalos como quieras y crea tus propias rutinas!


Cuello

El cuello es delicado y además tiende a acumular mucha tensión, ya sea por malas posturas o por motivos emocionales. Por ello, es primordial practicar determinados movimientos y ejercicios pensados para mejorar la movilidad del cuello y fortalecer toda esa zona.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Hombros

Los hombros desempeñan un papel fundamental en muchas de las posturas de yoga en las que se utilizan los brazos. Muy unidos al cuello, su buena salud es importante y su cuidado, importantísimo.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Caderas

Las caderas unen el torso a las piernas; es decir, unen la parte de arriba del cuerpo con la de abajo, Por lo tanto, un buen funcionamiento de las caderas asegura un rango de movimiento mayor en todo el cuerpo.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Espalda y Omóplatos

Las distorsiones posturales provocan dolor de espalda, contracturas, fatiga, hernias, falta de concentración, etc. Ejercitar la musculatura que rodea la columna vertebral es fundamental para tener una espalda sana.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Week 2

Muñecas

Las muñecas trabajan intensamente durante la práctica de yoga, especialmente en las posturas de balance de brazos, en las que las manos son la base de la postura, pero también en posturas más sencillas como Urdhva Mukha y Adho Mukha Svanasana (Perro boca arriba y Perro boca abajo). Por ello, es fundamental protegerlas y calentarlas antes de empezar la práctica.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Pies

En muchas posturas, todo empieza en la planta del pie. La postura se despliega desde los pies hacia arriba. Por lo tanto, es muy importante trabajar la fuerza, la flexibilidad y la movilidad de los pies en general y de los dedos de los pies, de los empeines, de los metatarsos, de los tobillos y de los talones en particular.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Cuádriceps e Isquiotibiales

Los cuádriceps son una parte fundamental en las extensiones hacia atrás y los isquiotibiales los son en las flexiones hacia delante. Y tanto los unos como los otros tienden a ser rígidos y a estar tensos, especialmente en los cuerpos de los deportistas (corredores, ciclistas, escaladores, etc). Estirarlos diariamente puede ayudar a suavizar esa rigidez y esa tensión.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.


Caja Torácica

La caja torácica o la espalda media es la zona del torso que menos movilidad tiene y esa movilidad es necesaria para las extensiones hacia atrás y para las torsiones. El rango de movimiento de tu columna aumentará significativamente si activas y ejercitas la caja torácica.


Adapta las posturas a tu cuerpo, escuchándolo y sin forzarlo.